Lado A / Lado B

Desde pequeños nos dicen que hay gente buena y gente mala, que existe el negro y el blanco y que lo contrario de lo bonito es lo feo. Pero lo cierto es que la vida real no es tan radical, en específico las personas no pueden estar simplemente tristes o únicamente felices. Me gusta pensar que las personas somos comos los casettes, todas tenemos un Lado A y un Lado B. Esto no significa que todo mundo viva con un cierto grado de bipolaridad ni que todos seamos unos hipócritas dependiendo de con quién estemos.

Yo recuerdo que cuando era apenas una niña tenía casettes de mis artistas favoritos y estos contaban con dos lados, por alguna extraña razón siempre las canciones más populares, las que se escuchaban en el radio y las que todo el mundo amaba se encontraban en el Lado A . Así pasa con las personas, todas tenemos nuestro Lado A, aquel que sacamos a las reuniones con amigos, esa sonrisa que le hace pensar a todo el mundo que nada te duele, que eres invencible y que hace que piensen “que bien se ve después de todo lo que le ha pasado”. Me gusta pensar que nuestro -Lado A- es ese lado socialmente aceptable, ese que uno saca para no incomodar a las personas, en otras palabras es con el que enfrentamos la vida día a día para ahorrarnos las preguntas de los demás, para evitar dar lástima y para poder encajar en una sociedad en la que debemos de seguir adelante aunque nos acaben de romper el corazón, en la que llorar es para los débiles y en la que extrañar a alguien significa que tienes un autoestima baja.

Por otro lado, el Lado B de mis casettes eran siempre aquellas canciones que únicamente conocías si eras lo suficientemente aficionado a ese artista. Canciones que no le gustaban a todo mundo y que preferían evitar pero que si las escuchabas una y otra vez podías ver que eran esas en las que las inseguridad, los sentimientos y los pensamientos más profundos del artista se encontraban. El Lado B de las personas es aquel que no todos conocen y que muy pocos tendrán el privilegio de esuchar. Son todos aquellos pensamientos autodestructivos, aquellas autocríticas, todas esas veces que de la nada empiezas a llorar y te duele el pecho, no puedes respirar. El Lado B es aquel que te da miedo mostrarle a la gente porque no mucha puede soportar lidiar con lo sentimiento en crudo que ahí viven. A lo largo de tu vida te encuentras con pocos valientes que se atreven a escuchar ese lado B, pero de que lo escuchen a que se queden existe una gran diferencia.

Después de que me rompieron el corazón de manera inmediata salió a relucir mi lado A, la gente no me puede ver mal, no me pueden ver llorar porque obviamente eso los pone incómodos y muchos de ellos no saben que hacer o como tratar con alguien que se encuentra emocionalmente dañado. En especial tengo que sacar ese lado cuando me encuentro contigo, cerca de tí o se que posiblemente te puedo llegar a encontrar. Porque obviamente que peor manera de demostrarle a alguien que estás derrotado que viendote mal frente a ellos, que viendo esa mirada triste y los hombros caídos. Soy demasiado orgullosa para que veas eso. En cambio, mi lado B es aquel que sale sin permiso por mis lagrimales después de cada encuentro que tenemos, así hayan sido 30 segundos o un post en facebook, ese lado me cae gordo porque me recuerda que soy vulnerable, que soy humana y que estoy lastimada. El lugar favorito en el que mi lado B aparece es cuando voy manejando, porque mi corazón es tan buena onda que dice: ¿por qué no llorar mientras lo único que necesitas es ver bien el camino y mientras una serie de desconocidos te ven con cara de wtf por la venta porque literalmente parece que te estas ahogando?, pero creo que ya me desvié del tema. A lo que iba es que me gustaría poder decirte a la cara que estoy mal, que me lastimaste y que lo único que quiero es poder borrarte pero como soy una combinación entre cobarde, orgullosa y una niña pequeña que necesita que la abrazen mientras llora y se queda dormida, lo único que puedo hacer es escribirtelo. Hace algunos días tenía la esperanza de que me leyeras, de que algo te hiciera cambiar de opinión pero así no funcionan las cosas, so sería un capricho mío par que yo me sintiera mejor. Así es que si llegas a leer esto por pura curiosidad, por morbo o porque no podías dormir,sólo te quiero decir dos cosas: (1) me disculpo públicamente por mis posibles faltas de otrografía, puntuación y todo aquello que se que odias y detectas cual sabueso y (2) de lo único que me arrepiento es no poder decirte todo esto a la cara y fingir frente a ti.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s