Mientras

Mientras buscaba algo en mi bolsa con que distraerme para no voltear atrás y que me vieras llorar, encontré el bosquejo de lo que sería la segunda carta de amor que escribiría en mi vida. Creo que soy la única persona que hace borradores de cartas de este carácter, o la única que lo admite, pero cuando quieres que tus sentimientos queden plasmados en una hoja de papel y que la persona que lo lea sienta lo que tu sentiste al escribirla, hay que ser muy cuidadosos y precisos.

En fin, mientras me alejaba de ti, de nosotros, encontré ese pedacito de papel con un montón de frases escritas, pensamientos, corazones y toda clase de cosas cursis, una faceta mía que apenas estaba descubriendo y explorando gracias a que tu me lo permitiste. Vi esa pequeña hoja de papel arrugada, un poco rota con mi corazón traducido a palabras y me pareció un poco irónico como me sentí exactamente como esa hoja de papel. Lo nuestro está o estaba lleno de promesas, lleno de sonrisas, eran una serie de emociones reales, sencillas y por tanto, hacían bien.

Pero a veces no es suficente, a veces no puedes contra los planes que tiene la vida para ti y debes de dejarlo ir. Y eso es justamente lo que estoy haciendo, no me estoy rindiendo ya que eras la excusa perfecta para decirle  a este mundo que aún había algo en él que merecía la pena, y lo eres, lo seguiras siendo pero simplemente no me tocará vivirlo.

Mientras seguía caminando e incomodando a las personas que tenían que verme llorar mientras me alejaba, entendí que lo que nos sucedió en el pasado tiene mucho que ver con los que somos hoy y por eso mismo no podía parar de llorar porque al yo alejarme de esa mesa te estaba haciendo parte de mi pasado y me dolía, me duele, me dueles.

Mientras miraba aquel bosquejo que encontré y que desencadeno todo este tren de pensamiento, llegue a una frase que fue mi punto de quiebre, fue la gota que derramó el vaso y que al escribirla hace unos días no sabía del todo su significado o no había podido entender del todo lo que quería decir. Esta frase sería la que encabezaría nuestra segunda carta de amor, la que en el sobre tendría un 2/∞, y que ahora tendrá que vivir simplemente como un bosquejo, como un posible, como lo nuestro.

Tengo miedo de que alguien se acerque tanto a mí, que pueda tocar aquello que sentí olvidado y que alguna vez pense que no regresaría. Estas fueron las palabras que me cortaron como navajas lo que quedaba de mi.

Mientras despertaba al día siguiente  mi subconsciente me dió la oportunidad de olvidar todo aunque fuera por 30 segundos, de olvidar todo el dolor que sentía, toda la decepción, enojo y tristeza que desde ahora vivían conmigo. Y mientras no te olvide y sigas en mi cabeza, en mi corazón y en mis recuerdos sólo dormire para poder despertar y tener esos 30 segundos en los que todo está bien.

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s