Cuando te perdí

Deje de creer en todo aquel que decía palabras bonitas y empezé a desconfiar en la gente.

Deje de creer que todo el que sonríe es tu amigo y empezé a ver a las personas por quienes realmente son.

Deje de creer en que todo el mundo quiere hacer el bien y empezé a ver que hay más lobos disfrazados de ovejas en este mundo.

Deje de creer que el amor no duele y empezé a ver que nunca he sentido un amor que valga la pena el dolor.

Deje de creer en que las personas pueden cambiar por amor y empezé a entender que hay que amarlas como son.

Deje de buscar la aprobación de los demás y empezé a hacer cosas por mi misma.

Deje de tener amistades superficiales y empezé a quedarme sola poco a poco.

Cuando te perdí a tí, inocencia, me quedé sola con mis pensamientos en un cuarto lleno de memorias. Me miré al espejo y después de mucho tiempo porfin me reconocí otra vez y nos dijimos la una a la otra que era momento de regresar a empezar a ser nosotras mismas.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s