Me regresaste la esperanza

Hoy supe, hoy por fin pude dejarte ir por completo. No puedo negar que estuve bastante tiempo viendo tus fotos, tus publicaciones, tus amigos y tus amigas con los que salías y si, me seguía doliendo. Me dolía desde muy adentro y en silencio porque todos sabían, hasta yo misma, que no valías la pena, al menos no para mí. Pero hoy al ver una foto tuya, si mientras recorría tus recuerdos de nuevo,hoy fue cuando te deje de ver con ojos de amor, te deje de ver con ilusión y finalmente te vi por quien eras. No eres una persona mala, y a la siguiente persona que hagas aunque sea la mitad de feliz de lo que me hiciste a mi  va a ser alguien muy afortunada. Me devolviste las ganas de amar, las ganas de entregarme a alguien y de anteponer la felicidad de otro por sobre la mía. Te doy las gracias, pasé la historia más breve y fuerte de amor contigo, me hiciste recordar que si tengo un corazón, que si me puedo enamorar y que hay coincidencias que están planeadas por algo fuera de nuestro alcance.

Hoy hace dos meses decidiste dejarme, dejar de luchar por lo nuestro y seguir vidas separadas. Y lo acepté, lo acepté con lágrimas en los ojos, con el corazón en pedazos y sin esperanza alguna. Me sorprendió que en el mismo momento que yo planeaba decir que te amaba tu planeabas como dejarme sin que me doliera tanto.

Hay algunas cosas que extraño:

  • nuestra primera salida juntos, lo extraño que era no saber si me querías como yo a ti y ver de manera incómoda la película de misión imposible en la cual recuerdo  que cada vez que sin querer tocaba tu brazo me ponía nerviosa.
  • nuestra primera conversación, que nació de un tema totalmente vago y terminó en nuestras primeras 16 horas hablando sin parar.
  • como me dejabas poner la música que yo quería cuando íbamos en tu coche, y esa ves que me obligaste a escuchar una canción electrónica y odie cada segundo de ella pero tu sonrisa hizo que esa memoria fuera feliz en mi cabeza.
  • Aquella fiesta a la que fuimos juntos y todo mundo nos veía, nos felicitaba por que hacíamos una bonita pareja.
  • El día que se nos pasaron de más las copas a los dos y bueno… lo demás es historia que sólo tu y yo sabremos.
  • el día que me presentaste a tu familia de la manera más incómoda e informal y la manera en que ellos me empezaron a aceptar poco a poco y como se ganaron un lugar en mi corazón.
  • nuestro primer beso, un viernes 21 de agosto en mi casa, entre la sala y el comedor, como te acercaste lentamente hacia mi y como por fin me besaste después de 3 semanas de los dos querer esto y no poder decirlo.
  • Cada platica que tuvimos con el corazón en la mano, o al menos yo, y como hablábamos de todo aquello que nunca antes le había dicho a alguien.
  •  Los juegos a los que iba a apoyarte y como me gustaba verte jugar.
  • Las fotos que insististe en que nos tomáramos juntos y que luego publicabas y como todo mundo empezaba a felicitarnos y decirnos que bien nos veíamos juntos.
  • Los días que pasábamos juntos por completo, dormíamos, íbamos a comer, salíamos con mis amigos, con los tuyos y sin darnos cuenta pasábamos todo un día juntos.
  • Por tonto que suene todos esos likes que me dabas, como contestabas mis tweets, como me agregaste en cada una de tus redes sociales y como por fin alguien leía y escuchaba todo lo que yo tenía que decir.
  • Los besos en el elevador mientras subíamos a nuestra clase.
  • Que pasaras tiempo conmigo mientras hacía mi tarea o mientras estaba perdiendo el tiempo.
  • Cuando empezamos a usar apodos tontos y cursis entre los dos.
  • Cuando a pesar de que iba totalmente en mi contra nos tomábamos de la mano enfrente de la gente y caminábamos juntos por la escuela.
  • El día que compramos ese suéter que te queda tan bien y como confiaste en mi gusto y lo compraste.

Claramente no todo podía permanecer así para siempre y en poco tiempo pasamos de todo eso a memorias no tan bonitas pero que me hicieron sentir de nuevo, pero esta vez tristeza:

  • La manera en que pasé a ser totalmente ignorada en el salón de clases.
  • La forma en que de la noche a la mañana me dejaste de hablar.
  • Aquella noche que fuiste a mi casa a decirme que todo se había terminado y como te fuiste sin despedirte.
  • Como lloré la última semana en la que estuvimos juntos, lloraba día y noche, enfrente de mis amigos y a solas por la noche, pero en fin, te lloré mucho.
  • El día que me encontré a tu familia y los ojos se me llenaron de lágrimas pero aún así con una sonrisa enorme los salude y recordé todo lo bueno.
  • El día que te vi después de estar evitándote y me tomó por sorpresa ver que llevabas ese suéter, el que compramos juntos.
  • Te escribí, con un pretexto muy tonto, unos minutos antes de salir en una cita seria porque de alguna forma u otra quería que fueras tu el que se encontrará en mi puerta.
  • Cuando comencé a ser agresiva-pasiva y obviamente me gané el que me quitaras el acceso a tus pensamientos en forma de tweets.
  • Cada canción que me recordaba a ti, cada camino a mi casa llorando y cada patética pieza que escribí alimentándome del dolor y tristeza que sentía.

En fin, fue bonito mientras duró, me trajo mucha alegría en su momento, me regresó la esperanza

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s